¿Tienes planes de viajar y quieres disfrutar de esos destinos con tu peludito? Para muchos, las mascotas son uno más de la familia. Tanto es así que cada vez son más los viajeros que se animan a viajar con sus mascotas por tierra, mar y aire. Pero, ¿se puede volar con un perro? ¿Qué hay que hacer para viajar con mascotas en el avión? Aquí te regalamos algunos tips para que tengas en cuenta.

  • Asegúrate que la aerolínea acepte viajar con mascotas:

Elige una compañía que tenga la opción de viajar con tu mascota. Hoy en día, las aerolíneas no están obligadas a aceptar mascotas ni en cabina ni en otros sitios. Cada aerolínea es libre de decidir si los acepta y pone sus propias normas al hacerlo. Ten en cuenta que a veces la compra del tiquete para viajar con mascota puede requerir más tiempo, ya que en varias compañías necesitan aprobación de instancias superiores.

  • Prepara el viaje con anticipación:

Aprovecha la antelación para acostumbrar a tu perro a viajar contigo, haz que se sienta seguro cuando está de viaje. «Primero hazlo con el trasportín abierto, luego cerrado, y después en el coche, con ruidos y movimiento. De esta manera, cuando esté en el avión, estará más tranquilo y podréis disfrutar del vuelo.

  • Ten la documentación en regla:

Ten al día toda la documentación necesaria tanto tuya como la de tu peludito. Cada país puede requerir la documentación que le parezca oportuna a la hora de permitir la entrada de mascotas en su territorio. Por eso, antes de volar con tu perrito, debes informarte de qué requisitos administrativos deben cumplir. En la embajada de tu destino podrán informarte al respecto, consulta su web.

  • Elige una forma de transporte adecuado:

El trasportín adecuado para volar con un perro o con un gato es aquel que garantiza el máximo de comodidad a tu mascota y, a la vez, cumple las normas de la aerolínea que vas a utilizar. Una vez que encuentres una aerolínea que permite volar con animales, asegúrate de cuáles son sus requerimientos a nivel de trasportín, pues cada compañía tiene sus normas, suelen ser muy concisas.

Por último asegúrate que el día del viaje tu peludito no ingiera mucha comida para evitar molestias.