Convivencia entre nuestros peluditos.

Tienen personalidades y costumbres tan diferentes que muchos no podrían imaginarse su convivencia. Los gatos como animales independientes no buscan aprobación de su amo para ninguna actividad, mientras que los perros por el contrario son bastante dependientes y buscan complacer la mayoría del tiempo. Será difícil lograr que estos dos peluditos se entiendan de la noche a la mañana, pero no imposible.

Es importante tener claro que su forma de comunicarse es sumamente diferente por lo que sonidos, juegos o comportamientos de cada uno puede resultar amenazante para el otro, esto debido a los instintos. Lo natural en los perros es correr y perseguir, asustando o molestando a los felinos que por su parte son más intolerantes pudiendo tornarse algo agresivos con facilidad.

Inicialmente debemos quitar de nuestra cabeza todos los estereotipos de que una raza o tamaño es mejor que otra a la hora de forjar una amistad con otra especie, ya que realmente a pesar de estas características lo que realmente habla por ellos es su personalidad, hay perros de tamaños grandes bastante cariñosos como los hay pequeños y bastante agresivos, esto mismo aplica para los felinos, aunque en tamaño la gran mayoría tienen dimensiones estándar no podríamos descifrar su carácter de forma inmediata.

La energía de los caninos hacen que pierdan los nervios fácilmente frente a nuevas situaciones y así tendrán la capacidad de mantenerlo todo tranquilo y más aún si se encuentran en compañía de su amo podrán sentirse con más confianza y aceptar con facilidad al felino. Para el caso de los gatos tendrás que permitirle un poco más de tiempo y lejanía, cuando comienzan a olfatear y notan que hay humanos cerca entenderán también que la situación no representa ningún peligro. Con los días será más sencillo el acercamiento entre ambos por la personalidad atrevida del can y aunque el felino sea estricto terminará por acostumbrarse a su nuevo amigo de hogar.

Como medida preventiva corta las uñas de ambos en caso de que se presente reacciones inesperadas y para los perros si llega a ser necesario ten preparado la correa, un atomizador con agua o algún objeto con el que puedas decir NO con autoridad.

La formación de bonita amistad tardará menos de lo pensado y en cuestión de un mes tendrás dos nuevos mejores amigos inseparables.