Aunque no lo creas, existen numerosos mitos sobre la alimentación natural para perros, aunque la mejor opción es siempre seguir una línea natural para ellos.

Para ello, debemos comprender su naturaleza y es que los perros son una especie carnívora facultativa, por lo que la base de su alimentación es la proteína animal acompañada de huesos carnosos, vísceras y una pequeña cantidad de fruta y verdura. 

Vamos a nombrar algunos de los mitos más buscados: 

  • Los perros se vuelven más agresivos si comen proteína animal cocinada o cruda: Lo cierto es que la comida puede influir en nuestro estado de ánimo, y esto también se aplica a los perros.

De hecho, los perros que comen alimentación natural tienen más actividad, se ven más felices y vitales.

  • La comida natural estriñe: Existe una gran diferencia, ya que las heces de los perros que son alimentados con comida natural son menos voluminosas, más compactas, de aspecto arenoso, casi ni huelen, no se quedan pegadas en el suelo y se dan con menor frecuencia.
  • Las dietas caseras no son equilibradas, solamente el pienso: Las dietas caseras sí son equilibradas si se realizan con la supervisión de un especialista en nutrición canina. Al final, todos los nutrientes presentes en la dieta son frescos y naturales, por lo que no son compensados con químicos como los piensos.
  • La alimentación natural es más cara que el pienso: Los alimentos frescos y naturales siempre van a ser más caros que la comida procesada, esto es así, pero si alimentamos a nuestro perro con ingredientes naturales veremos que su sistema inmunológico está reforzado, por lo que al final, las visitas en el veterinario se reducen más del 70%.

La proteína daña los riñones: Los perros son carnívoros facultativos, por lo que su dieta tiene que basarse en proteína animal, entre otros alimentos. Está más que demostrado que la proteína no causa fallo renal, lo importante es ofrecer proteína de calidad.