Una de las preocupaciones más frecuentes después de un periodo postquirúrgico es qué hacer si mi peludito se ha quitado los puntos. Primero hay que tener en cuenta que el proceso de cicatrización suele generar picor, escozor y tirantez en la piel, lo que hace que los perros tengan tendencia a lamerse o rascarse la herida. Como consecuencia, puede producirse la pérdida de alguno de los puntos de sutura y, con ello, la dehiscencia o apertura de la herida. 

Para evitar esta complicación, es importante cumplir con una serie de recomendaciones en el periodo postquirúrgico, que incluirán la protección de la herida y el control del dolor y las molestias asociadas por la cirugía.

¿Cómo es una herida que está sanando correctamente?

  1. Se observa una incisión limpias
  2. Los puntos de sutura se mantienen en su sitio, permitiendo que ambos bordes de la herida permanezcan en contacto.
  3. Los bordes de la herida pueden estar ligeramente engrosados.
  4. Puede existir una ligera secreción, transparente y fluida.
  5. El color de la piel alrededor de la herida es rosado o ligeramente rojizo.


¿Cómo evitar que mi peludito se quite los puntos?

1.Proteger la herida con apósitos y vendajes ligeros.

2.Colocar una campana o cuello isabelino.

3. Cumplir con el tratamiento postquirúrgico (analgésicos pautados).

Recuerda que siempre se debe contactar al veterinario adecuado.