¿Qué cuidados debo tener?

Se conoce por leucemia felina a la enfermedad cancerosa provocada por un retrovirus felino. Este virus no solo causa la enfermedad ya mencionada sino que también puede generar inmunodeficiencia u otros tipos de cáncer. Se ha comprobado que esta causa un alto porcentaje de muertes felinas domésticas.

Se calcula maso menos que entre un 2% y un 3% de los mininos son aparentemente portadores de este virus, pudiendo aumentar hasta un 13% en gatos enfermos jóvenes, ancianos o en grupos de riesgo como los que viven en la calle.

Cuando un gatito se ha infectado con esta enfermedad gran parte del virus se acumula en su saliva siendo esta parte del cuerpo la mayor fuente de contagio. Las mordeduras serán especialmente peligrosas porque transmite de forma más directa la enfermedad aunque también existen riesgos como el compartir platos de agua, comida o areneros, contacto o lamidas, será muy fácil que el virus se propague entre ellos. De hecho está comprobado que las madres portadoras contagiaran fácilmente a sus bebés antes de nacer o al darles de comer.

La leucemia felina podrá ser la causante de un sin número de diversas enfermedades como: inmunodeficiencia, anemia, problemas reproductivos, enfermedades neurológicas, déficit en la coagulación de la sangre, ganglios agrandados, neoplasias, entre otras que hasta la fecha se encuentran en estudio. De igual modo los síntomas dependen de la manifestación de la enfermedad en cada minino pero las señales más comunes serán la pérdida del apetito, peso, fiebre y desaliento o ánimo bajo.

Los gatitos portadores de leucemia felina podrán vivir por muchos años si cuentan con un hogar amoroso que se preocupe por ellos ya que tendrán que tener varios cuidados y un ambiente sin estrés y en lo posible libre de gatos sanos o que desconozcan si portan el virus. En lo posible no salir de casa será una buena opción ya que los gatitos se ven envueltos en peleas callejeras y esto solo contagiará a más animales, será vital que sean castrados para apaciguar notoriamente su deseo de huir a la calle.

Darle una buena alimentación es lo primordial ya que será la fuente más alta de proteína, dándole el mejor estado físico posible para sobrellevar los efectos secundarios del virus, evita darle alimentos crudos y mantén una relación estable con su veterinario ya que deberá tener controles cada 3 o 6 meses para asegurarnos de que todo va bien con su proceso y que está fuerte para seguir manteniendo al margen la enfermedad.

Todo esto se bastará para que tu minino se mantenga fuerte y a tu lado, la leucemia felina puede ser una condición llevadera si se trata con muchísimo amor y prudencia, de esta manera tu minino podrá compartir contigo por muchos años aun siendo portador.