No debemos perder de vista la higiene de esta zona, ya que algunos perros, especialmente de ciertas razas, son propensos a desarrollar infecciones del oído. Por eso, es necesario saber cómo limpiarlos de manera adecuada. 

Los perros con orejas caídas como los Cocker Spaniel, Basset Hound o labradores son más propensos a las infecciones de oído que los perros con orejas cortas y erguidas. Esto se debe a que las orejas caídas no tienen mucho flujo de aire, por lo que los desechos y la humedad quedan atrapados más fácilmente dentro del canal auditivo, donde puede infectarse y convertirse en una infección bacteriana o de levadura.

¿Con qué frecuencia debo limpiar las orejas de mi perro?

Si tu perro es propenso a las infecciones de oído, limpiar sus oídos regularmente podría reducir su frecuencia. La frecuencia exacta de limpieza de las orejas depende del perro, algunos acumulan más suciedad que otros.  limpiar los oídos de tu perro con frecuencia puede mantener a raya las infecciones, pero si te pasas puedes causarle irritaciones. Pregúntele a tu veterinario con qué frecuencia debes limpiar las orejas del peludo. 

Si su perro tiene una infección de oído, el veterinario podría indicarte que limpies los oídos diariamente o cada 2 días mientras trata al animal con medicamentos. Pues, no tiene mucho sentido comenzar un tratamiento para una infección de oído si el oído se mantiene sucio.

Incluso si tu perro no tiende a tener infecciones de oído, es una buena idea limpiarle las orejas cuando veas que se le ensucian o que huelen mal. Las orejas de un perro nunca deben oler mal. Un mal olor o un olor a levadura como la masa de pan significa que se está gestando una infección y tu perro debe ver al veterinario lo antes posible.

Otros signos de una infección del oído incluyen oídos rojos e inflamados; que el perro sacuda la cabeza o se rasque las orejas e, incluso, una secreción del oído. Las infecciones del oído en los perros pueden ser extremadamente dolorosas, así que no tardes mucho en buscar un tratamiento.

Limpiar las orejas de tu perro en casa es fácil si cuentas con el equipo y la técnica adecuada. Puedes ir al veterinario para que las limpien allí, pero si tu mascota es de las que necesitan lavados periódicamente, puedes apañarte tú y ahorrar.

¿Qué necesitas para limpiar los oídos de tu peludito en casa?

Limpiador de oídos. Evita los limpiadores que contienen alcohol o peróxido de hidrógeno, pueden irritar los oídos del animal.

Hacer bolas de algodón es muy útil para limpiar los odios de nuestra mascota. También se pueden utilizar bastoncillos de algodón para limpiar las crestas del oído externo, pero nunca se deben insertar en el canal auditivo. Podría causar daños auditivos permanentes.

Es bueno tener a mano una pinzas si tu perro tiene mucho pelo en las orejas. 

Es recomendable para contener posibles problemas tener a la mano una toalla, especialmente si su perro es propenso a sacudir la cabeza cuando algo se le mete en los oídos.

Por último, si tu perro tiene mucho pelo dentro de la oreja plantéate arrancarlo antes de limpiar el oído. Si tienes dudas de cómo hacerlo, pregúntaselo a tu veterinario o peluquero. Algunas personas usan sus dedos para arrancar pequeñas cantidades de cabello, mientras que otras prefieren usar pinzas hemostáticas.