Todos los animales tienen sus propias tendencias en cuanto a enfermedades, es decir, en algunos pueden darse con más facilidad ciertas patologías. Los gatos no son la excepción, por eso queremos contarte un poco acerca de los trastornos que tu peludito felino puede desarrollar.

  1. Otitis: Es una inflamación del oído que puede producirse por la presencia de hongos, bacterias o incluso ácaros. Si tu gatito muestra incomodidad a la hora de rascarse la oreja, lo hace muy seguido o notas una secreción de color café cuando lo limpias, debes consultar con el veterinario.
  1. Dermatitis por pulgas: Es común que tu peludito atrape pulgas si sale de casa. Estos insectos se alimentan de la sangre de su huésped por lo que puedes percibir síntomas con picazón en su pelaje, bultos, piel irritada o inflamada e incluso pérdida de pelo.
  1. Conjuntivitis: Es una inflamación en la mucosa del ojo. Se desarrolla usualmente por alergias, suciedad en su hábitat, defectos genéticos, entre otros. Reconocerás si tu peludito tiene esta enfermedad porque producirá un exceso de lagañas, lagrimeo o su córnea se tornará opaca. Frente a esto, te sugerimos iniciar un tratamiento rápidamente, ya que puede perder la vista si no es diagnosticado a tiempo.
  1. Vómitos: Esta es una de las afecciones más comunes en los gatos debido a que se asean con su lengua y pueden producir bolas de pelos que necesitan expulsar luego, sin embargo, si notas que tu mascota vomita muy a menudo comida o sangre, debes llevarlo inmediatamente al veterinario. Adicionalmente, si notas que está deprimido, tiene diarrea o ha perdido su apetito, es una señal de alerta y debes actuar lo más pronto posible.
  1. Problemas para orinar o defecar: Si las heces de tu peludito son duras, llenas de pelo y por lo general no lo ves en su caja de arena muy a menudo, debes consultar con un profesional si puede sufrir estreñimiento. En otros casos es posible que veas heces blandas, con sangre o con mucosas, frente a estas situaciones también es necesario consultar con un veterinario. Debes estar atento a que tu gatito no emita sonidos cuando está en su caja y que su orina no contenga sangre. 
  1. Leucemia felina: Es un tipo de cáncer que puede ser propagado a través de fluidos corporales como la saliva, la sangre o la orina. Los gatitos que padecen esta enfermedad presentan síntomas como somnolencia, anemia, debilidad y falta de apetito. Es importante destacar que estos gatitos pueden ser adoptados y tener una vida normal, pero es necesario que vivan solos ya que pueden contagiar fácilmente a otros felinos. 

Sida felino: Es causada por la mordedura de otros animales contagiados. No tiene ningún tipo de cura, ni tratamiento y es común que los gaticos con esta enfermedad pierdan mucho peso y presenten patología intestinales y respiratorias. Así como los gatitos con leucemia, estos también pueden tener un hogar, siempre y cuando no haya otros felinos con ellos.