Cuando piensas en una cualidad común de todos los felinos, en qué piensas.¿ Qué tal ese porte distinguido y distante, o esa aura de respeto que hace que su presencia no pase desapercibida? Sin embargo, lo qué más llama la atención de los mininos, es su pelaje. Ese manto natural que cubre su cuerpo y los hace únicos. Son tantas la variedad de colores, matices y combinaciones que cada felino adquiere una personalidad que le confiere su pelaje. 

El gato no es sólo un felino más, es el que mejor se ha adaptado a la convivencia con los humanos. Su atractivo pelaje ha despertado siempre en los humanos sentimientos de ternura cuando son cachorros y atracción por su belleza adulta. Sin embargo, no hay que pensar que el pelo solo cumple una misión estética en el gato. El pelo de su cuerpo destaca por ser útil y multifuncional, destacando:

  • Proporciona información de tipo sensorial al gato.
  • Facilita la comunicación mediante el erizado.
  • Protege de agentes exteriores como la lluvia, el viento y la radiación solar.
  • Es un aislante térmico frío/calor.
  • Defiende frente a la deshidratación.
  • Fabrica nutrientes vitales (vitamina D).
  • Protege de patógenos juntamente con las glándulas sebáceas.

Los gatos son animales muy limpios y ellos mismos son responsables de su higiene. De manera que cuando veamos que el pelo de nuestro gato pierde brillo o está sucio, deberemos pensar que algo no va bien. Recomendamos revisar su alimentación para asegurar que le estamos aportando los minerales y las vitaminas necesarios. La edad avanzada y el sobrepeso pueden dificultar el acceso a partes de su cuerpo, dejándolas sin acicalar. O incluso, deberemos valorar si lo estamos bañando con demasiada frecuencia y de esta forma estamos debilitando su pelaje.

Lo que no nos debe asustar es la muda del pelo. Es un proceso natural que tiene lugar principalmente en primavera y otoño, cuando su metabolismo se prepara para afrontar los cambios climáticos significativos de verano e invierno. Con la muda, tu gato consigue un pelo más adecuado para soportar las altas o las bajas temperaturas de cada estación. En el caso de los gatos domésticos, con poca actividad exterior, como tienen mayor estabilidad de las condiciones climáticas y la luminosidad es uniforme y artificial, hacen que la cantidad de pelo que pierda nuestro peludo sea menor y la muda se mantenga más estable a lo largo de todo el año.

Recuerda la visita regular al veterinario para prevenir y resolver enfermedades que puedan llegar a tener los mininos.