La navidad es una época maravillosa, alegre, llena de luces y sonidos. Sin embargo, para muchas mascotas, esta época del año puede ser estresante, confusa y a veces peligrosa. 

Asegúrate que tu peludito tenga un ambiente sano y seguro durante esta época. Por ejemplo, los adornos navideños: 

  1. Las luces y los cables son particularmente peligrosos, ya que las mascotas pueden morder o enredarse en ellos, lo que puede causar quemaduras o electrocución. Hay que protegerlos o dejarlos fuera de su alcance.
  2. La flor de Pascua es también una planta típica en estas fechas y muy peligrosa para nuestros amigos peludos, pudiendo llegar a irritar el esófago en caso de ingerirla.
  3. Los árboles navideños, tu perro puede derribarlo, ingerir adornos peligrosos para ellos o incluso electrocutarse. Aquí tres consejos:
  • Ubica el árbol en un lugar seguro (no en una zona de paso) y asegúrate de que el árbol esté bien sujeto.
  • Aleja los adornos, que estén fuera de su alcance.
  • Te puedes plantear el colocar adornos comestibles, para evitar cualquier susto.

Por otro lado, tenemos los alimentos navideños, un ejemplo bastante claro, el chocolate. El chocolate contiene una sustancia llamada theobromina, que es tóxica para los perros. Si tu perro come chocolate, puede experimentar vómitos, diarrea, latidos cardíacos irregulares, convulsiones y, en casos extremos, puede llegar a morir. Así que asegúrate de mantener el chocolate y otros dulces fuera de su alcance y, si crees que aun así ha podido consumirlo, no dudes en llamar de forma inmediata al veterinario.

Otro alimento común durante las fiestas que puede ser tóxico es el vino tinto. El vino tinto contiene una sustancia llamada sulfito. Si tu perro consume vino tinto, puede experimentar los mismos síntomas que al ingerir chocolate.

Recuerda que ellos también se estresan. Si vas a salir mucho de casa durante las fiestas, te recomendamos dejarlo en un lugar seguro y confortable, como una habitación tranquila. 

Si vas a estar fuera durante un largo período de tiempo, es posible que puedas plantearte contratar los servicios de un paseador de perros o de un cuidador para que puedan supervisar a tu mascota mientras estás fuera. Lo importante, en cualquier caso, es pasar una navidad con perro.