Si no sabes cómo llevar a tu minino al veterinario ya que lleva varios años

en casa, sigue leyendo, te daremos algunos tips que serán ideales cuando

llegue la hora del viaje.

Lo primero que debes saber, es que los mininos tienen una conducta

innata regida por el código genético de su especie, que en el caso de los

gatos de nuestros días, pese a que han sido domesticados, conservan

mucho de sus antepasados, y también tienen unas conductas aprendidas,

las búsquedas pueden enseñarse con más facilidad en la etapa de

cachorros o de adultos jóvenes. Por lo que el mejor momento para

conseguir que tu felino se acostumbre a la jaula de transporte para gatos,

es durante sus primeros meses o años de vida.


Sin embargo, debes conocer que, independientemente de la edad de tu gato ,

viajar en un carro a una consulta al veterinario, puede ser un evento que

ocasione estrés y problemas de comportamiento en él. Por esto es ideal

mantener un ambiente de tranquilidad antes y después de la consulta.


¿Puedo llevarlo sin jaula?

No es lo recomendado, ya que la forma más segura de llevar a un gato, es el

bolso cargador para gatos o el guacal, debido a que funciona como un refugio

seguro en un momento de cambios en el ambiente y evita el peligro que puede

representar una fuga o escape.


Si bien, hay otro tipo de opciones como el arnés, la mayoría de los gatos no se

sienten cómodos con accesorios o ropa directamente sobre su pelaje.


¿Cómo llevar un gato agresivo al veterinario?

Si tu gato ha presentado un comportamiento agresivo con arañazos e incluso

mordidas a la hora de la visita al veterinario, siempre deberás llevarlo en un

cargador para gatos y usar feromonas, tanto en el carro como en el guacal, para

generar un ambiente de tranquilidad.


¿Para qué sirven las feromonas en los gatos?

Los gatos se comunican a través de mensajes químicos que liberan de forma

natural, los cuales únicamente pueden ser percibidos o detectados por otros

individuos de su misma especie. Este tipo de “mensajes ” son más allá que

simples olores, son sustancias que regulan la vida social y las emociones de los

gatos, y una vez percibidas pueden cambios marcados en las reacciones

fisiológicas, o incluso el estado de sus emociones y su comportamiento.