Probablemente tengas una relación muy cercana a tu minino, pero hay tiempos en el cual lo puedes notar distanciado. No te preocupes, recuerda que ellos son animales muy independientes, pero puedes hacer ciertas cosas que permitirán crear un vínculo fuerte.

Aquí te las contamos:

Mirar fijamente a sus ojos: Los gatos pueden ser muy expresivos con los ojos. Tienden a no parpadear mientras están cerca de otra criatura potencialmente dañina, si tu gato hace un parpadeo lento y perezoso, esto es un indicador de felicidad, afecto y confianza. Para corresponderle, mantén la mirada fija con él y parpadea de la misma manera.

Frotarlo: Los Gatos poseen glándulas sebáceas que segregan sustancias denominadas feromonas. Las glándulas están ubicadas en su cabeza, cola, labios y barbilla, por lo que frotar es una señal definitiva de que tu minino confía y está seguro y feliz cerca de ti.

Orejas: Las orejas de un gato pueden mostrarte diversas emociones. Por ejemplo, las orejas aplanadas son un signo de miedo y ansiedad, lo que indica que tu gato no se siente cómodo en su hábitat actual. Si solo se aplana una oreja, muestra que el gato no está muy seguro de lo que sucede a su alrededor. Entonces, ¿qué indica la felicidad? Cuando tu gato mantiene las orejas hacia arriba y un poco inclinadas hacia atrás es síntoma de tranquilidad, confianza y felicidad.

Colas felices: Cuando los gatos levantan la cola, indica confianza y felicidad en su estado y entorno actual.

Confianza: Si tu gato muestra un comportamiento seguro, es señal de que tienes un gato feliz. La curiosidad es la naturaleza de cualquier gato, por lo que deben explorar con confianza sus alrededores, ya sea solos o en tu presencia. Tu gato estará interesado en todo lo que capte su atención siguiendo un objeto u observándolo en silencio. Un gato feliz levantará la cabeza con confianza y explorará sin miedo su entorno.

Salud: Un gato sano es un gato feliz. Un gato bien cuidado estará físicamente contento y emocionalmente feliz. Lo encontrarás acicalándose y cuidándose bien. Para expresar su satisfacción y felicidad, pueden extender su amabilidad a otros gatos y a su familia al intentar asearles también. 

Por último, te recomendamos que acudas regularmente al veterinario para hacerle los chequeos pertinentes puesto que en muchas ocasiones el cambio físico o en su comportamiento se debe a un problema de salud.