Los cuidados de un gatito recién nacido no son una tarea fácil y tu atención y dedicación serán totalmente claves para su buen desarrollo en estas primeras semanas de vida.

El calor y lugar

Si tu gatito tiene menos de dos semanas, él aún no puede regular su temperatura corporal, así que deberás proporcionarle una fuente de calor. Por ello es muy importante el lugar en el que vayas a colocarlo, el cual debe de estar limpio constantemente. Puedes utilizar una caja de cartón alta y ancha; asegúrate que la ubiques en una zona tranquila de la casa y sin corrientes de aire. 

Puedes ayudarte de toallas, botellas de agua cliente, almohada térmica para mantener el calor. Cuidado con el contacto directo para evitar quemaduras. Además puedes taparlos o arroparlos en una toalla si debes moverlos de lugar.

La alimentación

En cuanto a la alimentación debes tener muy presente la frecuencia que come, qué comida puede comer según su tiempo de vida y cómo dársela. Durante los primeros días, los mininos bebés necesitarán alimentarse con leche de fórmula especial para gatitos recién nacidos. Ojo, no darle leche de vaca o similares. 

Durante las dos primeras semanas deberás alimentarlo cada 2 o 3 horas. Es importante que esté tibia, a unos 37ºC, y que se la des con una jeringa o biberón para gatos bebés. Las cantidades variarán según la marca, las semanas, entre otras indicaciones, recuerda seguir las recomendaciones de tu veterinario. De las 3 a 4 semanas, le podrás ir introduciendo alimentos sólidos a tu minino. Puedes probar con latas de comida húmeda para gatos bebes y poco a poco se irá dejando la leche.

La higiene

La madre es quien se encarga de su limpieza y estimulación genital para que defequen y orinen, así que en su ausencia deberás hacerlo tú. Puedes hacerlo con una toalla húmeda o un trapo humedecido y masajear sus genitales suavemente. 

En cuanto a la limpieza de su cuerpo, debes hacerlo también con un paño húmedo, simulando los lamidos de la madre. Poco a poco debes ir enseñándole a hacer sus necesidades en la caja de arena o su lugar. Son súper limpios pero deberás enseñarle.

¿Estás lista para ser una madre minina?