No siempre la presencia de gatos no familiares en la casa es positivo, especialmente si hacen daños en nuestros espacios. Además, pueden transmitir enfermedades y pueden ser portadores de parásitos. 

Para poder ahuyentar a los gatos callejeros de forma definitiva, será primordial conocer la causa que está provocando esta situación, aunque cabe resaltar que no siempre va a ser posible. Los gatos son animales muy activos y aunque se mueven siempre dentro del mismo territorio, aquél que consideran suyo, pueden llegar a recorrer varios kilómetros de forma diaria para poder cazar, olfatear y ejercitarse. 

Pueden estar obteniendo alimento de tu basura porque están hambrientos, cazando en tu terraza por la presencia de pájaros o bien que consideren tu hogar como parte de «su territorio» y que, tras defecar y orinar en él, vuelvan con frecuencia para asegurar que sigue siendo suyo, empleando distintas formas de marcaje, como frotarse, orinar y rascar.


¿Qué hacer para que no entren gatos en tu jardín? 

1. Evita que sea posible que coman basura, colocándolas siempre en un contenedor cerrado

2. Ahuyenta ratones y ratas para evitar que sirvan de alimento 

3. Evita alimentar pájaros cerca de tu hogar 

4. Realiza una buena limpieza con productos enzimáticos para eliminar las feromonas.

Estos pequeños tips te ayudarán a controlar un poco más la situación.