Hay épocas donde los pelos parecen estar por todos lados de la casa, pelos sueltos en el sofá, en la cama y en la ropa. En aquellos lugares en los que nuestra mascota se encuentre cerca, podremos encontrar la gran ‘molestia’ del pelaje. 

La mayoría de los canes, renuevan su pelaje para adecuarse y protegerse frente a las diferentes climatologías (frío o calor). No obstante, hay hogares, y puede que el tuyo sea uno de ellos, en el que parece que los pelos nunca desaparecen. Esto puede ser debido a que tu mascota no sufre grandes cambios de temperatura.

 ¿Quieres facilitar el proceso de muda del pelo de tu peludito?

  • Cepilla a tu perro frecuentemente: Esto puede variar según las razas. Con esto, ayudarás a tu mascota a que elimine más rápido el pelo que debe caer para que crezca el nuevo. 
  • Utiliza el cepillo o guante adecuado para su tipo de pelo: Para pelos cortos, se recomienda la manopla de goma; para pelo medio, la carda o cepillo y para el pelo largo, primero un peine para eliminar los enredos y luego el rastrillo.
  • El movimiento del cepillado es importante: No cepilles arrancándole el pelo, solo con movimientos suaves al principio en el mismo sentido del pelo, luego contrapelo y por último a favor del pelo nuevamente. 
  • Aporte de proteína en la alimentación: El pelo está formado en un 99% a base de proteína, así que con una alimentación correcta (con ácidos grasos Omega) ayudarás a mantener su pelo y su piel fuertes y sanos.
  • No lo bañes, ni lo cepilles más de lo necesario: Un baño ayuda, pero excederse hará que la muda del pelo sea más seguida. 
  • Una vez lo cepilles, recuerda pasar la aspiradora: Así prevendrán las posibles alergias.
  • Acudir a un veterinario: Existen varias enfermedades y alergias que provocan la caída del pelo, no sobra que un profesional lo revise.

 ¡Ten paciencia y disfruta de tu mascota!