La vida con un canino como mejor amigo.

Como seres vivos son fascinantes, increíbles y llenos de amor. Los perros tienen mucho por enseñarnos y en diferentes ocasiones debido al agite del día a día y la velocidad por cumplir con nuestras rutinas obviamos muchos comportamientos y actitudes de los canes que podrían traernos grandes beneficios como amos al contar con un perro como mascota o mejor amigo. Con innumerables cualidades que podrían ayudarnos a ser mejores personas dejaremos en este artículo 6 grandes puntos a favor de compartir tu vida con un peludito:

1. Capacidad para perdonar

Los perros cuentan con una capacidad sobrevalorada para perdonar, en cuestión de segundos pueden olvidar algo extremadamente malo y pasar de estar tristes a jugar nuevamente, para ellos no existe el rencor ni la rabia, cosa en la que nosotros como humanos diferimos muchísimo. Para eso existen ellos, para enseñarnos que en la vida siempre será mejor optar por las buenas formas, evitando dar importancia a pequeños problemas y viviendo cada día con un ánimo extremo que nos garantice grandes experiencias.  

2. Ver, oír y callar

¿Alguna vez no has podido decirle lo que quieres a tu perro porque te interrumpe? Seguramente nunca te ha sucedido algo así ¿verdad? Con su nobleza y capacidad de obediencia ellos simplemente se limitan a escuchar y a intentar entender el mensaje que quieres darle. Ver, oír y callar es una gran lección de vida, que gran ejemplo para aprender a escuchar, para ser prudentes y comprender las opiniones y puntos de vista de los demás.

3. Compartir

Desde una temprana edad y por instinto, ellos entienden lo que significa compartir y más si se les ve en manada, todo esto a la hora de comer, dormir o jugar; aunque para todo caso existe su excepción podríamos encontrarnos con caninos incapaces de compartir, pero esto será más por cuenta de sus amos que no han sabido cómo corregirlos desde pequeños. Tal vez no nos debería costar tanto pensar en un bien común y colectivo más que en el propio; es por esto que en el corazón de un perro no existe el egoísmo.

4. Demostrar el amor a diario

Un lengüetazo, una movida de colita o el apoyo de su cabecita en nuestro regazo son actos desinteresados de amor que nuestros perritos tienen con nosotros cada día y durante el mismo. Nunca obviemos las pequeñas demostraciones de afecto y cariño con personas especiales, cualquier día siempre será un buen día para recordarlo.

5. Hacer ejercicio

La actividad física es una necesidad vital en los caninos, ningún perro puede pasar un día de su vida sin una dosis mínima de ejercicio, en su caso no lo hacen para verse mejor o tener un gran cuerpo para presumir, gran diferencia respecto a nosotros los humanos. La actividad física debería ser una prioridad en la cotidianidad, mantendrá tu mente y cuerpo sanos, libres de estrés y ayudándonos a ser más receptivos.

6. ¡Relájate!

Por último y no menos importante, hagamos un stop. Vivimos la vida tan deprisa, de un lado a otro, llegando tarde aquí y allá, no descansamos lo suficiente y esto nos lleva a tener mal humor. Cuando los perros están cansados se podrá venir el mundo abajo pero su siesta estará por encima de todo sin pensarlo. Relájate, respira y regálate tiempo de calidad, de serenidad y disfrútalo, después de todo te lo has ganado.


Tal vez muchos nunca hubieran considerado este tipo de puntos como algo a favor al compartir con un perro, su compañía representa más que ser una mascota. Cada uno con su personalidad llegó a nuestras vidas porque tiene una misión importante a nuestro lado.

¿Y tú que aprenderás hoy con tu mejor amigo?