Los gatos son animales muy divertidos, son dormilones, caprichosos y, en la mayoría de los casos, esponjosos, características que los convierten en unos de los animales de compañía favoritos actualmente.

Ahora bien, aunque la mayoría de los gatos se creen los reyes del hogar, tienen algunos enemigos que logran ponerles los pelos de punta.

  1. Agua

Es cierto que algunos felinos no tienen problema alguno con mojarse e incluso adoran los baños, pero eso no suele ser lo más común. El agua es una de las cosas que los gatos más detestan. Aunque solo unas cuantas gotas caigan en su cuerpo, lo más probable es que se aleje del peligroso sitio a toda velocidad.

  1. Personas desconocidas

La mayoría corre a esconderse cuando se dan cuenta de que ha llegado alguien ajeno a la familia.

Al parecer, esto se debe a que los gatos no manejan bien el tener que enfrentarse a situaciones desconocidas, y una persona extraña con una cantidad de olores y sonidos que nunca ha escuchado, encajan a la perfección en esta categoría para él. Sin embargo, si esa persona permanece días en casa, se irá acercando poco a poco hasta sentirse en confianza.

  1. Ruidos fuertes

Los gatos tienen sentidos muy desarrollados y perciben el mundo de forma distinta a los humanos. Una de las cosas que los caracteriza es su agudo sentido de audición. Por esta razón, los ruidos fuertes molestan y asustan a los gatos, siendo otra de las cosas que más temen.

Gritos, petardos en Navidad, música a todo volumen, aspiradoras, tormentas, bocinas y un largo etcétera le causan miedo al gato e incluso pueden ocasionarle estrés y ansiedad.

  1. Cambios en la rutina 

Comer, dormir y jugar, luego comer, dormir y jugar. Quizá te suene familiar, y es que seguramente este es el día a día de tu gato, ya que son animales que adoran tener rutinas en su vida. Debido a esto, los cambios suelen descolocarlos bastante e, incluso, producirles una sensación de temor.

Si tienes planes de cambiar algo en la vida de tu mascota, como su alimentación, el lugar donde duerme o, incluso, si planeas una mudanza, lo mejor es introducir los cambios de forma gradual y ser paciente en el proceso de adaptación del felino.

  1. Sorpresas

No es un secreto que los gatos son animales asustadizos y cautelosos, por lo que odian ser sorprendidos. En Internet se vuelven virales vídeos que muestran a personas asustando a sus gatos con pepinos y otras cosas, pero la verdad es que los gatos no temen a estos objetos en sí, sino al hecho de que se han acercado a ellos sin que hayan podido notarlo.